Cuando la informalidad se convierte en ilegalidad

 Cuando la informalidad se convierte en ilegalidad
No votes yet
27 March, 2012 - 18:53

Si bien en la práctica ambos conceptos se refieren a un acción fuera de la Ley, existan grandes diferencias entre el nuevo empresario que empieza como vendedor ambulante sin RUC y aquel que con alevosía y ventaja presenta facturas falsas para pagar menos impuestos.

Obviamente es muy delgada la línea que separa al informal del que actúa -con conocimiento expreso- fuera de la Ley. De ahí la importancia de conocer claramente el marco normativo cuando empecemos una actividad, sobre todo para evitar ingratas sorpresas cuando lleguen los fiscalizadores de la Sunat, de la municipalidad o el Ministerio de Trabajo.

Veamos un breve resumen de la situación de la informalidad en el país:

  • 60% del Producto Bruto Interno peruano se genera por actividades informales
  • 50% es el nivel de evasión en la captación del Impuesto a la Renta
  • 35% es la evasión en la recaudación del Impuesto General a las Ventas
  • 30% de las MYPE en el país están formalizadas (1 millón de 3 millones de unidades productivas aproximadamente)
  • 12,000 MYPE se han inscrito en el Remype
  • S/.560 es el promedio de la remuneración en una MYPE informal, frente a los S/.675 fijados en la Remuneración Mínima Vital (próximamente subirá a S/.750)

Es común ver que los emprendimientos que empiezan en la informalidad crecen rápidamente, puesto que a diferencia de sus competidores formales, no tiene que afrontar el pago de impuestos y costos de licencias. Sin embargo, a medida que crecemos la probabilidad de ser fiscalizados es mayor.

En ese sentido, una de las primeras crisis que enfrentan los nuevos empresarios es el verse obligados a regularizar sus impuestos y licencias para continuar operando (muchas MYPE desaparecen porque no pueden afrontar estas obligaciones). Pero este ingreso a la formalidad no siempre es completo.

Es ahí donde entran a tallar los delitos como la evasión, falsificación, contrabando, estafa, omisión de información, entre otros, que son penados hasta con 12 años de cárcel. Lamentablemente existen malos empresarios que siempre aprovechan los vacíos en la legislación o la falta de fiscalización para mantenerse en una aparentemente formalidad.

Inclusive, se llega a utilizar a poblaciones enteras -victimizándose- para justificar sus actos, como los contrabandistas en el sur o los mineros ilegales en Madre de Dios.

Vea aquí algunos casos, del efecto de la competencia desleal que ejerce la informalidad e ilegalidad sobre las empresas que si cumplen con sus deberes y obligaciones.

Recordemos que una de las principales razones para ser formal, es la posibilidad de crecer de manera sostenible en el tiempo accediendo a más oportunidades.

Si bien muchas veces resulta bastante oneroso (en costos, tiempo y personal) mantenerse en la formalidad, siempre existen alternativas como el RUS  si eres un microempresario, para mantenerte dentro de lo establecido por la Ley.

¿Que tan costoso le resulta a tu empresa mantenerse en la formalidad?

 

Comentarios: